La historia

Batalla de Trenton, 26 de diciembre de 1776

Batalla de Trenton, 26 de diciembre de 1776



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Batalla de Trenton, 26 de diciembre de 1776

Una de las batallas más importantes durante la guerra de independencia estadounidense. Después de un verano desastroso, en el que los británicos capturaron Nueva York y derrotaron a los estadounidenses en una serie de batallas, los británicos pasaron a fines de noviembre y principios de diciembre persiguiendo a los restos del ejército de Washington por Nueva Jersey. El 8 de diciembre, los británicos llegaron al Delaware en Trenton, demasiado tarde para atrapar a los estadounidenses, que habían cruzado a Pensilvania.

La situación estadounidense parecía sombría. El ejército de Washington se había reducido a solo 3000 hombres y seguía reduciéndose. Peor aún, la mitad de su ejército debía partir a fines de diciembre, cuando expiró su período de alistamiento, y Washington ya estaba demasiado familiarizado con sus hombres para esperar que alguno se quedara más allá de esa fecha. Frente a él al otro lado del Delaware, el general Howe estaba al mando de 10.000 hombres. Howe pasó la segunda semana de diciembre buscando botes para cruzar el río, pero Washington había retirado los botes más adecuados de la costa de Nueva Jersey, el Delaware corría muy lleno y el clima ya se había vuelto terriblemente frío. Satisfecho con su año, el 14 de diciembre, el general Howe ordenó a sus hombres que ingresaran en los cuarteles de invierno. Los hessianos se quedaron para proteger la línea del Delaware.

El estado de ánimo de Washington era menos feliz. En Nueva Jersey, los habitantes estaban volviendo con demasiada facilidad al hábito de la lealtad. Su ejército estaba colapsando lentamente y la moral en Pensilvania estaba baja. A Washington le preocupaba que toda la rebelión estuviera al borde del colapso. Esto ayuda a explicar su extraordinaria decisión de arriesgarlo todo en una ofensiva invernal. Washington eligió bien su objetivo. Las fuerzas de Hesse, esparcidas a lo largo del Delaware, se habían hecho rápidamente impopulares. En Trenton, una guarnición de arpillera de 1500 ni siquiera se había molestado en fortalecer su posición. Su comandante, el coronel Johann Rall, despreciaba inmerecidamente a sus oponentes estadounidenses. Lo último que esperaba era un ataque del principal ejército estadounidense.

Washington decidió aprovechar la costumbre alemana de celebrar intensamente la Navidad. Su plan era atacar primero en Trenton, luego, si las cosas iban bien, pasar a Princeton y luego a New Brunswick. Tres fuerzas distintas debían cruzar el Delaware a última hora del día de Navidad. La fuerza principal, 2400 hombres comandados por Washington, debía atacar Trenton. Una segunda fuerza de 700 hombres al mando de James Ewing debía cruzar al sur de Trenton y capturar un puente sobre Assunpink Creek para evitar que los hessianos escaparan. La tercera fuerza, comandada por el teniente coronel John Cadwalader, debía cruzar más al sur para evitar que los refuerzos de Hesse llegaran a la ciudad. Este plan era típico de Washington, quien a menudo intentaba elaborar planes que eran demasiado complejos para que sus hombres los llevaran a cabo con éxito (iba a cometer el mismo error en Germantown el año siguiente, cuando un intento de ataque en cuatro puntas tenía como objetivo ayudar los británicos obtienen una victoria). En esta ocasión, ni Ewing ni Cadwalader pudieron cruzar el Delaware, dejando a Washington sin apoyo.

Incluso sin las otras dos columnas, Washington todavía superaba en número a los hessianos por mil hombres. Además, el mismo clima espantoso que había detenido a Ewing y Cadwalader había convencido a Rall de que no había peligro de un ataque estadounidense. En la mañana del 26 de diciembre, sus hombres aún se estaban recuperando de su celebración de Navidad, y cuando se produjo el ataque, Rall todavía estaba en la cama.

Cruzar el río había tardado más de lo que Washington esperaba. Su plan original había sido cruzar antes de la medianoche y llegar a Trenton a las cinco de la mañana, pero en el caso de que su fuerza no estuviera lista para marchar hasta las cuatro. Washington ahora dividió aún más su fuerza. Una columna al mando de John Sullivan debía marchar a lo largo de River Road, que los llevaría a la parte sur de Trenton, mientras que Washington y Nathanael Greene siguieron Pennington Road, más hacia el interior, que lo llevaría al lado norte de la ciudad. Para que el plan tuviera éxito, ambas fuerzas tendrían que llegar al mismo tiempo. Si Sullivan llegaba temprano, su fuerza sería terriblemente vulnerable, mientras que si llegaba tarde, los hessianos podrían escapar fácilmente de la trampa de Washington.

En esta ocasión, las dos columnas americanas llegaron juntas, a las ocho de la mañana. La fuerza de Washington empujó un puesto de avanzada de Hesse e instaló artillería en la parte superior de las calles King y Queen, las dos principales calles norte-sur de Trenton. Esto les dio una gran ventaja una vez que comenzó la lucha. Al escuchar el primer disparo, dos de los tres regimientos de Hesse se lanzaron a las calles. El propio Rall se levantó de la cama solo para ser asesinado por el fuego estadounidense, dejando a sus hombres efectivamente sin líder. Bajo fuego de cañón, los hessianos nunca pudieron formarse y no pudieron montar una defensa creíble. En los combates, 22 murieron y 98 resultaron heridos, ¡mientras que los estadounidenses solo sufrieron cuatro heridos! A las nueve, Washington había capturado casi mil prisioneros, así como casi todos sus suministros. La única decepción fue que el tercer regimiento, otros 500 hessianos, había logrado escapar.

A pesar de la facilidad de su victoria en Trenton, Washington ahora tuvo que abandonar sus planes para un nuevo ataque a Princeton o New Brunswick. El hecho de que Ewing y Cadwalader no cruzaran el Delaware no le dejó más remedio que regresar cruzando el río hacia Pensilvania. Para su sorpresa, los hessianos también se retiraron, abandonando sus posiciones a lo largo del Delaware. La victoria en Trenton ayudó enormemente a restaurar la moral estadounidense y alentó a Washington a no terminar la campaña para el invierno. En una semana, Washington había ganado otra victoria, en Princeton.


Ver tambiénLibros sobre la Guerra de Independencia de Estados UnidosÍndice temático: Guerra de independencia estadounidense


George Washington gana la primera gran victoria de Estados Unidos en Trenton

Aproximadamente a las 8 a. Trenton & # x2019s 1.400 defensores de Hesse todavía estaban atontados por las festividades navideñas de la noche anterior y # x2019s y habían subestimado la amenaza de los Patriot después de meses de decisivas victorias británicas en Nueva York. Las tropas del Ejército Continental abrumaron rápidamente las defensas alemanas y, a las 9:30 a.m., Trenton estaba completamente rodeado.

Aunque varios cientos de hessianos escaparon, cerca de 1.000 fueron capturados a costa de sólo cuatro vidas estadounidenses. Sin embargo, debido a que la mayor parte del ejército de Washington no había podido cruzar el Delaware el día anterior, se encontraba sin artillería ni hombres adecuados y se vio obligado a retirarse de la ciudad.

Aunque la victoria fue menor desde una perspectiva estratégica, tuvo una enorme importancia para el futuro del Ejército Continental. Washington necesitaba un éxito antes de que sus alistamientos de soldados & # x2019 expiraran el 31 de diciembre sin un aumento dramático en la moral, era probable que perdiera a los soldados bajo su mando y no pudiera reclutar nuevos hombres para reemplazarlos. Las victorias en Trenton y unos días más tarde en Princeton demostraron al público estadounidense que su ejército era realmente capaz de la victoria y digno de apoyo.

La imagen de los patriotas campesinos harapientos derrotando a mercenarios extranjeros borrachos se ha arraigado en la imaginación estadounidense. Entonces, como ahora, el cruce de Washington & # x2019 y la Batalla de Trenton fueron emblemáticos de la sorprendente capacidad de American Patriots & # x2019 para superar las tremendas dificultades que enfrentaron al desafiar al rico y poderoso imperio británico.


Coronel Rall & # 8217s Hessians

Húsares de Hesse en América.

Entre las fuerzas que se dispusieron a esperar el invierno se encontraban los hessianos en Trenton, Nueva Jersey. Estos mercenarios alemanes a menudo habían demostrado ser una adición temible a las fuerzas británicas, pero por ahora, querían mantenerse calientes y secos y disfrutar de una bebida festiva o tres.

Los hessianos estaban dirigidos por el coronel Johann Gotlieb Rall. Para Rall, la imagen era una parte importante de la disciplina militar y su imagen era de confianza. Su deseo de no ser visto como débil o intimidado por los colonos traspasó la línea de la inspiración al exceso de confianza. No lo admitiría frente a sus hombres, pero informó a sus superiores: que las redadas estadounidenses lo llevaron a creer que Trenton podría ser atacado. Sin expresar estas preocupaciones, no podría fortificar la ciudad, y mucho menos asegurarse de que sus hombres estuvieran preparados.

Siempre un hombre al que le gustaba quedarse despierto hasta tarde bebiendo y levantarse tarde para un baño caliente, Rall celebró la Navidad de 1776 en su estilo tradicional: bebiendo y apostando hasta altas horas de la noche.


En este día en la historia 21 de diciembre de 1776

En este día de la historia, el 21 de diciembre de 1776, la escaramuza en Puente de Enagua aleja el apoyo de Trenton, abriendo el camino para George Washington para capturar la brigada de Hesse allí el día 26. De Sir William Howe El ejército se había detenido después de conducir al Ejército Continental a través de Nueva Jersey porque Washington se había apoderado de todos los barcos a lo largo del río Delaware, impidiéndole cruzar y seguirlos hasta Pensilvania.

La respuesta de Howe fue establecer puestos de avanzada en Nueva Jersey y ordenar al ejército británico que se instalara para el invierno. Los puestos más al sur estaban ubicados en las ciudades de Trenton, Bordentown y Black Horse (ahora Columbus), con aproximadamente 3000 soldados estacionados en Bordentown bajo la dirección del coronel de Hesse. Carl von Donop.

Coronel de Virginia Samuel Griffin estaba en Filadelfia recuperándose de las heridas que recibió en el Batalla de Harlem Heights. Griffin recibió instrucciones de llevar un contingente de hombres a Nueva Jersey para hostigar los puestos del sur del enemigo. Griffin tomó una mezcolanza de milicias de Virginia, Pensilvania y Nueva Jersey y se dirigieron a Mount Holly, a 7 millas al sur de Black Horse y a 14 millas de Bordentown, donde construyeron una fortificación en una colina cerca de una fábrica de hierro.

El día 21, los hombres de Griffin, unos 600, se abalanzaron sobre un contingente de soldados de Hesse en Puente de Enagua, justo al sur de Black Horse, lo que obligó a los hessianos a retirarse. Al día siguiente, De George Washington asistente, Joseph Reed, se reunió con el coronel Griffin y le contó sobre el ataque planeado a Trenton, pidiéndole a Griffin que lo ayudara a crear una distracción para alejar a los hombres de Von Donop de ayudar a sus camaradas en Trenton, que estaba a solo seis millas de Bordentown.

Recreación anual de la Batalla de Iron Works Hill

Bueno, la desviación ya se había creado, Von Donop envió toda su fuerza de 3.000 hombres desde Bordentown en represalia por el ataque en Puente de Enagua. El día 23, las dos fuerzas se encontraron, lo que obligó a los hombres de Griffin a retirarse a Mount Holly, donde se reunieron en la colina cerca de la fábrica de hierro. Esta ubicación le ha valido a todo este compromiso el nombre de Batalla de Iron Works Hill.

Los hombres de Von Donop se quedaron en Mount Holly esa noche donde participaron en una juerga general. La mayoría de los residentes de la ciudad habían huido, a excepción de cierta "viuda de un médico extremadamente hermosa", con quien se quedó esa noche el coronel Von Donop. Se dijo que Von Donop se había enamorado de esta mujer y decidió instantáneamente trasladar su sede a Mount Holly. Sin duda, ella es la razón por la que las tropas de Von Donop permanecieron inexplicablemente en Mount Holly durante los dos días siguientes, hasta que, para horror de Von Donop, se enteró de que Washington había invadido Trenton y capturado a mil soldados de Hesse. Si solo hubiera regresado a Bordentown, o nunca se hubiera ido, en primer lugar, fácilmente podría haber acudido en su ayuda.

Los historiadores han especulado sobre la identidad de la mujer en Mount Holly. ¿Era solo una amante de fin de semana? ¿O era una patriota que engañó deliberadamente a Von Donop para evitar que acudiera en ayuda de los soldados en Trenton? Los historiadores no han podido identificar definitivamente a la mujer en Mount Holly, pero hay una candidata que surge constantemente como una posibilidad razonable y ella no es otra que. Betsy Ross!

Lea lo que sucedió en otros días de la historia estadounidense en nuestra sección En este día en la historia aquí.


En este día en la historia 26 de diciembre de 1776

En este día de la historia, el 26 de diciembre de 1776, los estadounidenses ganan el Batalla de Trenton, revirtiendo una serie de derrotas y demostrando que el Ejército Continental tenía lo necesario para competir contra los británicos. La victoria se produjo después de meses de pérdidas para las tropas estadounidenses verdes después de ser derrotadas en las Batallas de Long Island, White Plains y Fort Washington, siendo expulsadas de Nueva York y atravesando Nueva Jersey hasta Pensilvania. Solo en esas tres batallas, 400 estadounidenses murieron, 1000 resultaron heridos y casi 4000 fueron capturados.

En lugar de perseguir al debilitado Ejército Continental, los británicos y sus mercenarios de Hesse ocuparon puestos en Nueva Jersey para instalarse durante el invierno. De George Washington El ejército, en el lado opuesto del río Delaware en Pensilvania, necesitaba desesperadamente suministros, municiones e incluso más soldados, ya que muchos hombres se iban cuando expiraban sus términos de alistamiento. Miles de soldados ni siquiera estaban aptos para la batalla, sufrieron heridas en las batallas anteriores, carecían de armas e incluso sufrieron exposición debido a la falta de calzado y ropa adecuados. Los espíritus eran pobres y Washington sabía que tenía que hacer un movimiento decisivo contra los británicos para cambiar las cosas, de lo contrario, todo podría estar perdido.

Washington cruzando el Delaware por Emanuel Leutze

El 20 de diciembre de 2000 llegaron más tropas con General John Sullivan y llegaron otros 800 con General Horatio Gates. Estas tropas adicionales le dieron a Washington la confianza de que tenía suficientes tropas para hacer un movimiento. El ejército británico estaba estacionado en Nueva Jersey en puestos de avanzada desde Burlington en el sur hasta New Bridge en el norte. Trenton era uno de los puntos más vulnerables y aquí es donde Washington decidió atacar. Durante la noche del 25, tres grupos de soldados intentaron cruzar el Delaware hacia Nueva Jersey. El grupo de Washington fue el único que logró cruzar con éxito debido a una fuerte tormenta de nieve. Luego, las tropas de Washington se dividieron en dos partidos y atacaron la ciudad desde diferentes direcciones.

Batalla de Trenton por Charles McBarron, 1975

Aproximadamente 1400 fuerzas de Hesse bajo el mando de Coronel Johann Rall estaban durmiendo, habiendo bajado la guardia debido a la tormenta de nieve. Rall había sido advertido de un ataque inminente, pero la tormenta de nieve hizo que descartara cualquier ataque esa noche. Justo después del amanecer, las tropas de Washington empezaron a toparse con los puestos de Hesse mientras se acercaban a la ciudad. Comenzó un tiroteo y los hessianos se retiraron a la ciudad, dándose cuenta de que los superaban en número.

El coronel Rall trató de organizar un contraataque, pero sus tropas pronto se dispersaron y abrumaron. El propio Rall recibió una herida de bala mortal en el combate. Unos cientos de hessianos escaparon de la ciudad hacia el sur, pero finalmente casi 1.000 se rindieron. 22 arpilleras murieron y 83 resultaron heridas en los combates. Los estadounidenses perdieron solo 2 hombres y eso se debió a la exposición, mientras que solo 5 resultaron heridos.

los Batalla de Trenton fue un punto de inflexión crucial en la Revolución Americana. La victoria revivió el espíritu de los patriotas en todas partes y animó a más hombres a alistarse en el Ejército Continental. En unos pocos días, los hombres de Washington regresarían a Trenton y devolverían los refuerzos británicos nuevamente el 2 de enero. Se escabullirían en la noche a Princeton para abrumar a otra guarnición de Hesse el día 3. Estas victorias cambiarían el rumbo de la guerra.

Lea lo que sucedió en otros días de la historia estadounidense en nuestra sección En este día en la historia aquí.

Aprender más acerca de George Washington en nuestra página de datos de George Washington.

  • 26 de diciembre de 1776: los estadounidenses ganan la batalla de Trenton
  • 27 de diciembre de 1782 - Se libra la batalla de Cedar Bridge.
  • 28 de diciembre de 1732: Ben Franklin publica el primer Almanaque del pobre Richard.
  • 29 de diciembre de 1778 - Savannah, Georgia es capturada por el ejército británico.
  • 30 de diciembre de 1803 - Muere Francis Lewis, firmante de la Declaración de Independencia.
  • 31 de diciembre de 1775: los estadounidenses son derrotados en la batalla de Quebec.
  • 1 de enero de 1752 - Nace Betsy Ross.

Gracias por leer ¡Los estadounidenses ganan la batalla de Trenton con Revolutionary War and Beyond!


7:00 AM | El tiempo y la batalla de Trenton 25-26 de diciembre de 1776

La moral estaba baja, la esperanza de ganar la guerra disminuía y la causa de la independencia se desvanecía en diciembre de 1776. El ejército continental dirigido por George Washington se estaba reduciendo en número después de muchas batallas perdidas ante los británicos. Diciembre comenzó con mucha lluvia y condiciones de viaje embarradas para los hombres que no ayudaron con sus espíritus. Después de retirarse a través de Nueva Jersey, establecieron un campamento en Valley Forge, Pensilvania, donde el ejército se encontró con un clima muy frío que provocó una gran cantidad de hielo en el río Delaware. Con todo, las cosas no pintaban bien para el ejército de Washington.

Sin embargo, George Washington ideó un plan que cambiaría el curso de la guerra y la historia de nuestra nación. Con solo una semana antes de que expiraran los alistamientos de sus soldados, Washington tenía que hacer algo rápido. Decidió que atacaría Trenton, Nueva Jersey, que controlaban los hessianos (soldados alemanes que luchaban con los británicos). Planeaba cruzar el río Delaware el día de Navidad e invadir Trenton antes del amanecer del 26 de diciembre. Washington pensó que esta acción podría tomar a los hessianos con la guardia baja y crear una mejor posibilidad de victoria, aumentando así la moral de su ejército.

Entonces llegó el día, la Navidad de 1776. El clima estuvo bastante tranquilo durante la mayor parte del día. La mañana comenzó con una mezcla de sol y nubes, temperaturas muy frías en la adolescencia superior y vientos ligeros del norte. Por la tarde, las nubes comenzaron a aumentar con temperaturas que ahora alcanzan un máximo de 20 grados. Estas nubes se asociaron con una poderosa tormenta del Noroeste que se estaba fortaleciendo rápidamente frente a la costa. Esta tormenta trajo lluvia helada al valle de Delaware que luego se transformó en aguanieve y nieve. El cruce del río comenzó a las 5 de la tarde del día 25 con temperaturas en los 20 grados superiores. Cuando los 2.400 soldados, 18 cañones y 75-100 caballos cruzaron el Delaware, tuvieron que lidiar con las heladas condiciones del río. Durante la travesía, uno de los soldados describió las condiciones climáticas como una "violenta tormenta de lluvia, granizo y nieve [el nordeste] junto con los flujos de hielo y los fuertes vientos que ralentizaron las operaciones". Mientras tanto, George Washington observó pacientemente a sus soldados implementar su dramático plan en estas condiciones extremas. Uno de sus oficiales escribió: “Él [Washington] está en la orilla del arroyo, envuelto en su capa, supervisando el desembarco de sus tropas. Es tranquilo y sereno, pero muy decidido. La tormenta se está convirtiendo en aguanieve y corta como un cuchillo ”. Todos los hombres terminaron de cruzar el río a las 3 de la madrugada del día 26, con 3 horas de retraso debido al clima y las capas de hielo en el río. Los planes para atacar al amparo de la oscuridad se arruinaron, pero Washington y sus hombres marcharon a Trenton de todos modos, sin inmutarse por las condiciones.

Las temperaturas estaban ahora en los 20 grados con nieve impulsada por el viento y aguanieve cayendo mientras la marcha continuaba hacia Trenton. Muchos soldados estaban sufriendo y uno incluso murió congelado durante la caminata de 9 millas. A las 8 de la mañana, oculto por una fuerte nevada, comenzó el ataque sorpresa contra los hessianos. Aunque el aguanieve y la nieve proporcionaron cobertura, también hicieron que muchos de los mosquetes fallaran, por lo que las fuerzas de Washington utilizaron cañones y bayonetas. El plan de Washington había funcionado y el ejército estadounidense capturó a 900 hessianos con solo unas pocas tropas revolucionarias heridas. Trenton había sido tomada y la lucha por la Independencia sobreviviría.

Al final, Washington y su ejército soportaron las condiciones climáticas extremas y las condiciones climáticas ayudaron con el ataque sorpresa ya que los hessianos no esperaban un asalto en ese clima. Esto ahora se considera el punto de inflexión en la Revolución Americana y otro ejemplo de cómo el clima influyó en la historia.


26 de diciembre de 1776 Trenton

La mayoría de sus tropas estaban a punto de poner fin a sus alistamientos, efectivos a finales de año. A solo cinco días de distancia. El propio Washington, que se había convertido en comandante en jefe de un ejército con un promedio de nueve rondas de pólvora por hombre, pensó que podrían haber llegado al final, escribiendo a su primo en Virginia & # 8220 Creo que el juego está bastante cerca & # 8221.

1776 comenzó bien para la causa Patriot: los británicos evacuaron Boston en marzo, la victoria de junio en Fort Moultrie Carolina del Sur y el Congreso Continental adoptó la Declaración de Independencia el 4 de julio.

Batalla de la isla Valcour

Las cosas empeoraron en agosto, con la derrota del general George Washington en la batalla de Long Island y la pérdida del puerto estratégicamente importante de Nueva York en septiembre. No fue nada malo, Benedict Arnold y la derrota de octubre en Isla Valcour en Vermont, le costó a la flota del general Sir Guy Carleton un precio tan alto que tuvo que dar marcha atrás y comprar otro año de vida para la causa Patriot.

A fines de noviembre, el general Howe expulsó a las últimas tropas estadounidenses de Nueva York, persiguiendo al ejército cada vez más reducido de Washington a través de Nueva Jersey y del río Delaware hasta Pensilvania.

Los hombres de Washington recogieron o destruyeron todos los barcos que pudieron encontrar en millas, mientras que al otro lado del Delaware, el general británico Lord Cornwallis estableció puestos de avanzada desde New Brunswick hasta Burlington, incluido uno en Trenton, New Jersey.

Al acampar en las orillas occidentales del Delaware, Washington se encontraba en una situación desesperada. La mayor parte de los suministros militares y la artillería de los Patriots se habían perdido en la defensa de Nueva York. La comida, las municiones y el equipo escaseaban, los hombres estaban desertando mientras la serie de derrotas traía la moral a un nuevo mínimo.

La mayoría de sus tropas estaban a punto de poner fin a sus alistamientos, efectivos a finales de año. A solo cinco días de distancia. El propio Washington, que se había convertido en comandante en jefe de un ejército con un promedio de nueve rondas de pólvora por hombre, pensó que podrían haber llegado al final, escribiendo a su primo en Virginia & # 8220 Creo que el juego está bastante cerca & # 8221.

Los estadounidenses necesitaban una victoria decisiva, y rápida, si su causa quería sobrevivir. Washington planeó un ataque de tres frentes contra la guarnición de Hesse en Trenton, él mismo a la cabeza de un ejército de 2.400 hombres, flanqueado por una fuerza de distracción de 1.900 hombres al mando del coronel John Cadwalader y un movimiento de bloqueo de 700 hombres al mando del general James Ewing.

Cuando el ejército comenzó el famoso cruce del Delaware esa noche de Navidad, la contraseña era & # 8220Victory & # 8221. Solo hubo una respuesta reconocida: & # 8220O Muerte & # 8221.

Washington & # 8217s hombres hicieron el cruce en 40-60 & # 8242 & # 8220Durham Boats & # 8221, con barcazas de fondo plano que transportaban caballos y artillería.

Los tres cruces de Washington pronto se disolvieron en uno, cuando Cadwalader y Ewing dieron la vuelta. El clima esa noche fue espantoso. Un aullido "nor-easter" se levantó a las 11:00, obstaculizando el cruce cuando la lluvia helada se transformó en aguanieve y el aguanieve en nieve. Los caballos se resistieron a ser conducidos a barcazas de fondo plano. El cañón que pesaba hasta 1.720 libras tuvo que ser amarrado para evitar que volcara. Con visibilidad cercana a cero, varios hombres cayeron por la borda durante el cruce. Un soldado dijo que & # 8220 soltó un huracán perfecto ”.

El cruce de Washington & # 8217 puede haberse visto obligado a retroceder del difícil cruce, pero por las habilidades náuticas indispensables del coronel John Glover & # 8217s Marblehead Militia, el & # 8220 regimiento anfibio & # 8221.

Dos murieron congelados durante la marcha nocturna a Trenton. Los hombres estaban tan mal equipados que muchos de ellos carecían de botas, y los trapos empapados y helados envueltos alrededor de sus pies no eran suficientes para evitar que dejaran huellas de sangre en la nieve.

Los leales habían advertido al comandante de Hesse, el coronel Johann Rall, que las fuerzas estadounidenses estaban planeando una acción. El 22 de diciembre, un espía había advertido al general británico James Grant que Washington estaba celebrando un consejo de guerra. Su advertencia al comandante de Hesse fue & # 8220 Esté en guardia & # 8221.

Al acercarse a Trenton por carreteras paralelas, el general John Sullivan envió un mensaje a Washington de que el clima estaba mojando la pólvora de sus hombres. Washington respondió: & # 8220 Dígale al general Sullivan que use la bayoneta. Estoy resuelto a tomar Trenton. & # 8221

La fuerza patriota llegó a Trenton a las 8 de la mañana del 26 de diciembre, sorprendiendo por completo a la guarnición de Hesse. Hay una historia sobre los hessianos que estaban borrachos o con resaca después de las celebraciones navideñas, pero es casi seguro que la historia es falsa.

Sin darse cuenta de la marcha de Washington # 8217 sobre Trenton, 50 colonos habían atacado un puesto de avanzada de Hesse esa misma mañana. Mientras Washington se preocupó de que su sorpresa se hubiera desvanecido, el coronel Rall aparentemente creyó que este era el ataque del que había sido advertido. No esperaba más acción ese día.

Conrad Heyer cruzó el Delaware con el general Washington y vivió lo suficiente para ver el amanecer de la era de la fotografía.

La sorpresa táctica fue total para el lado estadounidense. Los soldados de Hesse salieron de sus aposentos y trataron de formarse, pero la mayoría fueron derribados o dispersados. Algunos civiles estadounidenses, residentes de Trenton, incluso se unieron a la lucha. En total, las pérdidas de Hesse fueron 22 muertos, 92 heridos, 918 capturados y 400 escapados. Murieron cuatro coroneles de Hesse, incluido el propio Rall. Los estadounidenses sufrieron los dos que habían muerto congelados y cinco heridos. Habían obtenido la primera gran victoria de la Revolución.

El 30 de diciembre, los estadounidenses cruzaron una vez más el Delaware, eludiendo una fuerza principal al mando de los generales Cornwallis y Grant, demostrando el 3 de enero en un lugar llamado Princeton, que podían derrotar a un ejército británico regular en el campo.

Animados por estas victorias, muchos de los hombres de Washington extendieron sus períodos de alistamiento, y llegaron nuevos alistamientos. La Revolución Americana se prolongaría durante casi seis años más. Por hoy, la causa Patriota había vivido para luchar otro día


Batalla de Trenton, 26 de diciembre de 1776 - Historia

La Batalla de Trenton se libró durante la Guerra Revolucionaria Estadounidense y tuvo lugar cerca de Trenton, Nueva Jersey. La batalla se libró entre los estadounidenses contra los hessianos y las tropas británicas después de que los estadounidenses perdieron la batalla en Nueva York y se vieron obligados a retirarse a través de Nueva Jersey. La batalla comenzó el 25 de diciembre de 1776 y terminó el 26 de diciembre de 1776.

Ejércitos y comandantes

En la batalla de Trenton, el ejército estadounidense fue dirigido por el general George Washington y su ejército tenía casi 2.400 soldados comandados por los generales de división John Sullivan y Nathanael Greene. El ejército de Hesse estaba dirigido por el coronel Johann Rall. Tres regimientos de tropas de Hesse estaban estacionados en Trenton con un total de alrededor de 1.400 soldados. Una pequeña unidad británica llamada 16th Dragoons también estaba allí en Trenton.

Fondo

Después de una humillante derrota en Nueva York a manos de los británicos y sus auxiliares de Hesse, el ejército estadounidense dirigido por el general Washington se vio obligado a retirarse a través de Nueva Jersey mientras el ejército del comandante británico Lord Cornwallis lo perseguía de cerca. El ejército de Washington consiguió seguridad temporal cuando cruzaron el río Delaware para entrar en Pensilvania.

Su moral después de la derrota estaba muy baja y casi el noventa por ciento de las tropas, que lucharon en la batalla de Long Island, dejaron el ejército y regresaron. Los soldados sintieron que estaban luchando por una causa perdida, y el general Washington enfrentó la difícil tarea de retener a las tropas para las batallas que se avecinaban. Los términos de alistamiento de la mayoría de los soldados estaban a punto de expirar a finales de año. En ese momento, tres regimientos de soldados de Hesse comandados por el coronel Rall estaban estacionados en Trenton, una pequeña ciudad de Nueva Jersey.

Preparativos de batalla estadounidenses

Washington planeó el ataque a Trenton para revivir la confianza agonizante en sus tropas con una victoria sobre los británicos. Washington optó por planificar la batalla con mal tiempo, ya que los términos de la mayoría de los soldados alistados expirarían a finales de año. Washington planeó atacar a los regimientos de Hesse estacionados en Trenton desde 3 direcciones simultáneamente.

El general Cadwalader iba a lanzar un ataque de distracción contra la guarnición británica en Bordentown para bloquear los refuerzos del sur. La principal fuerza de asalto estaba compuesta por 2.400 soldados y estaba dirigida por Sullivan y Greene. El ejército cruzaría el río Delaware cerca de Trenton y luego se dividiría en dos partes: una dirigida por Greene y otra por Sullivan. Greene atacaría desde el norte y Sullivan desde el sur en un ataque coordinado. Además, al otro lado del río, el general James Ewing fue colocado en Trenton Ferry con 700 hombres para evitar que los soldados de Hesse escaparan. Washington también planeó llevar a cabo un ataque a Princeton y New Brunswick después de una victoria en Trenton.

Preparaciones de arpillera

Los arpilleros llegaron a la ciudad de Trenton el 14 de diciembre para formar sus cuarteles de invierno. Rall sintió la posibilidad de un ataque del Ejército Continental. Pidió refuerzos al general británico James Grant, pero se lo negaron ya que los británicos consideraban que el ejército estadounidense estaba en desorden y no esperaban que lanzaran un ataque. Trenton era una pequeña ciudad sin murallas ni fortificaciones. Los oficiales del coronel Rall sugirieron que construyeran fortificaciones para la ciudad, pero él ignoró las sugerencias que eventualmente le costaron mucho. Además, había pruebas de que los espías habían informado a Rall sobre los preparativos estadounidenses de un ataque. Sin embargo, Rall tomó estas sugerencias a la ligera y no se preparó lo suficiente para la defensa de Trenton.

La batalla de Trenton

Washington y su Ejército Continental planeaban moverse la noche de Navidad, pero enfrentaron un clima tormentoso en el camino. Cuando llegaron al río Delaware, empezó a nevar y cruzar el río se volvió difícil. Debido al mal tiempo, Cadwalader y Ewing no pudieron unirse al ataque. El mal tiempo pasó factura a los soldados, pero Washington trató de mantener la moral de las tropas animándolas en todo momento.

El ejército se dividió en dos según el plan con Greene moviéndose hacia el norte y Sullivan hacia el sur de Trenton. Washington se movió desde el norte junto con Greene y sus tropas, y atacaron el puesto de avanzada de Hesse, lo que obligó a los hombres de Hesse a retirarse a los terrenos más altos de North Trenton, donde se les unió el principal ejército de Hesse.

Desde el sur de Trenton, Sullivan llegó a Assunpink Creek y esperó a que la unidad de Greene llegara al norte mientras salía del puesto de avanzada de Hesse. Después de un tiempo, Sullivan atacó por el sur, lo que obligó a muchos soldados de Hesse a huir y cruzar el arroyo nadando. Tanto la columna de Greene como la de Sullivan entraron en Trenton. Se encargó artillería y cañones del otro lado del río Delaware. El ataque sorpresa y el intenso fuego afectaron sustancialmente al ejército de Hesse.

El ejército estadounidense tomó el control total de la batalla. Los tres regimientos de Hesse estaban aislados y no pudieron coordinarse. Los soldados estadounidenses se refugiaron en las casas y desde allí dispararon libremente. Durante la batalla, el coronel Rall resultó herido de muerte. Las tropas de Hesse fueron completamente rodeadas y se vieron obligadas a rendirse. Hessians suffered significant losses with 22 dead, 83 wounded, and nearly 1,100 troops captured. Americans only suffered 2 dead and 5 wounded.

Secuelas

As Cadwalader and Ewing were unable to join along with their 2,600 troops, Washington dropped the plan to advance further to Princeton and New Brunswick. After the battle, Washington and his troops moved back to Pennsylvania by crossing Delaware, taking back prisoners and captured supplies. This battle, despite its small scale, did wonders to the confidence level of Continental Army. They believed that they could defeat the European army, even after Hessians instilled fear in them during the battle of Long Island. It led to increased enlistment into the army.

British General Howe was surprised by the ease with which Americans won against Hessian troops. With the increased confidence of the Americans, the colonial effort was enthused and the morale advantage of British army was neutralized.


Battle of Trenton

View or download Mount Vernon's map of the Battle of Trenton.

Sitio historico

Old Barracks Museum

The Old Barracks Museum, also known as Old Barracks, in Trenton, Mercer County, New Jersey, United States, is the only remaining colonial barracks in New Jersey.

Immediately following his famous crossing of the Delaware River, General George Washington marched the Continental Army to Trenton, New Jersey. The army's forces included horses, guns, wagons, and soldiers, stretching for nearly one mile. The weather was worse than it had been crossing the river, but the army continued to proceed as Washington rode up and down the column pressing his men to carry on.

Shortly after eight o'clock on the morning of December 26, 1776, the Continental Army started its charge on the city. Three columns marched through thick snow with Washington personally leading the middle charge. As the soldiers pushed forward, artillery began to fire. At the same time, German drums urgently called the Hessians to arms. To his astonishment, Washington had maintained the element of surprise.

Immediately after the firing began, three Hessian regiments ran from their quarters ready to fight, quickly forming ranks. As the Hessians grouped, the Continental Army entered the city at two points: John Stark marched into the city on River Road from the west, while Nathanael Greene and Washington arrived from the north.

Andreas von Wiederholdt, a Hessian lieutenant, incorrectly reported to Colonel Johann Rall that the Continental Army had surrounded Trenton and there was no available route for a retreat. As a result, Rall decided to counterattack Washington within the city and not retreat across Assunpink Creek. This proved to be costly as Washington's forces occupied the highest ground in the city and had clear views of all of Rall's movements.

Time after time, Washington countered Rall's efforts to outflank the Continentals. Eventually, Washington's forces overpowered the Hessians. Rall was mortally wounded and many of his soldiers broke ranks, fleeing from the fighting. Normally very disciplined, Rall's regiment was confused and disoriented without their commander. They retreated to an orchard east of Trenton where they were forced to surrender.

Despite the large number of Hessians that escaped Trenton, Washington still won a crucial strategic and material victory. In only one hour of fighting, the Continental Army captured nearly nine hundred Hessian officers and soldiers as well as a large supply of muskets, bayonets, swords, and cannons. Washington ordered his soldiers to treat the Hessian prisoners in a humane manner, and the general quickly focused his attention on what to do next. Washington assembled all of his officers in Trenton to discuss whether they should attack another post, hold their position in Trenton, or retreat back across the Delaware River. Washington decided that because of the condition of his army, the best move was to return to their camps across the river.

When the Continental Army returned to camp on the Pennsylvania side of the Delaware River, soldiers were exhausted. They had marched and fought for two straight days through rain, snow, sleet, and hail. Washington knew that his army had far exceeded expectations at Trenton and that they faced many more challenges going forward. However, he also understood that doing nothing was even more dangerous. As a result, Washington shifted his focus to planning another engagement, at Princeton.

Cody Lass
Texas Tech University

Bibliografía:

Fischer, David Hackett. Washington's Crossing. New York: Oxford University Press, 2004.

Higginbotham, Don. The War of American Independence: Military Attitudes, Policies, and Practice, 1763-1789. Boston: Northeastern University Press, 1983.

Middlekauf, Robert. The Glorious Cause: The American Revolution, 1763-1789. New York: Oxford University Press, 1985.


Revolutionary War Battles of Trenton (Dec. 26) and Princeton (Jan. 3) Changed History Forever, Explains Historian

While Dec. 25 has prominent religious and cultural significance around the globe, it is relatively unknown that the next day holds great historical significance in the United States, says Andrew Shankman.

The Rutgers University–Camden historian explains that, on the morning of Dec. 26, 1776, George Washington crossed the Delaware from Pennsylvania into New Jersey – an image famously depicted in Emanuel Leutze’s painting – and led the Continental Army in a surprise attack on the Hessians in the Battle of Trenton. Another pivotal battle would take place in Princeton on Jan. 3.

The battles did little to turn the tide of the war, says the professor of history, but they had a far greater impact on the future of the Continental Army and, ultimately, the very fate of the United States.

“As far as military achievements go, the Battle of Trenton and the Battle of Princeton a few days later were not very notable,” he explains. “However, as far as convincing the Continental Army to stay in the field and give people one national institution to rally around and support, there were perhaps no greater battles in the history of the American Revolution.”

Up until that point, explains Shankman, “things go really, really badly” for Washington and his men in 1776. The superior British forces succeed in pushing them out of New York, across New Jersey, and eventually onto the Pennsylvania side of the Delaware River that fall. Throughout that time, the men – who had enlisted on one-year commitments – were deserting.

“So morale is getting really bad for the Continental Army and these one-year enlistments under Washington were about to be up,” says the Rutgers–Camden researcher.

There was likewise a sense of futility growing in the Continental Congress. In fact, Thomas Jefferson had already written a letter saying that the rebels should try to bargain with the British for the best deal possible.

The stage was then set for Washington to do something “heroic and bold.”

“He needed to convince these men who were left to reenlist for another year,” says Shankman. “If the men didn’t reenlist, there wouldn’t even be an army and they would lose the war.”

But that wasn’t all, he says the victories would also have lasting consequences for “winning the hearts and minds of the people.”

For a variety of reasons, he explains, New Jersey and Pennsylvania had the largest populations of potentially loyalist or controlled people in the 13 colonies. The merchant class in Philadelphia at the time was very much dependent on the British Empire. As the British were pushing and pursuing the rebel army across New Jersey and into Pennsylvania, they distributed “loyalty oaths,” which were signed by thousands of local residents swearing allegiance to the king.

Map of New Jersey and Pennsylvania from “Atlas of the Battles of the American Revolution,” printed in 1845.

After the battles of Trenton and Princeton, the British decided to pull back from small outposts in these occupied areas, leaving the people who hadn’t signed these oaths the chance to release their anger – and even hatred – on those who had signed.

“What that means, going forward, is that anyone who would have been wavering or even harboring loyalist sentiment was far less willing to express it,” he says. “That becomes really important, because it shifts the momentum to people who were much more committed to the independence movement.”

So, what would the American Revolution have looked like without these pivotal battles?

Shankman posits that the Continental Army would have “disintegrated” in 1777. Moreover, the British most likely would have occupied the Mid-Atlantic region, where many people had signed loyalty oaths, and brought it back into the empire.

“Even if Virginia remained committed to the cause, there would’ve been a major British base splitting the northern and southern regions,” he says. “Many people in the Mid-Atlantic probably would have welcomed the invitation and then slowly other people may have reconciled to that fact.”

Shankman further notes that New York and Philadelphia were faring much better economically than Boston. With New York and Philadelphia receiving assistance of the British Empire, that disparity would have been compounded.

“I don’t know how long Boston could have been shut out of the empire while New York and Philadelphia were allowed to flourish they probably may have bargained to come back in,” he says.

So ironically, says the Rutgers–Camden researcher, while the battles of Trenton and Princeton did little to change the course of the fighting, they did change the course of history.


A Heartening Victory

Rall made one final attempt to break out of the trap. With pipes and drums playing, he led his men toward the American flank on hills north of Trenton. On the heights, Washington saw the Hessians coming and formed his men up ready.

The mercenaries marched into withering fire that fell on them from three directions at once. Rall was fatally wounded, and his men broke for the final time. 22 were killed and 83 wounded, but more significantly, 896 were captured.

The Americans lost only five men wounded in the battle, and two dead from frostbite. They had taken out the entire Hessian force with almost no losses and added to their own arms and supplies with those taken from the Germans.

Perhaps more significantly, Trenton provided the Americans with a much-needed psychological boost. Morale and recruitment lifted once more while the stunned Howe struggled to come to terms with the apparent turnaround. By making winter his ally, George Washington had saved the struggling Revolution. It would take several more years for the British to learn to respect their foes.


Ver el vídeo: Battle of Trenton American Revolution (Agosto 2022).